lunes, 9 de abril de 2018

Estrategia en el Clash Royale para PC

Cuando terminé la carrera de Derecho, tenía claro que no quería continuar estudiando, así que le dije  a mi tía Amelia, que me iba con ella a su despacho de procuradores para aprender su oficio.

¿Y por qué procurador pudiendo ser abogado, funcionario, fiscalista y un sinfín de opciones más interesantes?

Pues sencillamente porque me pareció el trabajo más cómodo y encima, no hacía falta estudiar nada más.

Decía  mi novia que no me entiendía, porque lo más probable era que los procuradores desaparecieran de la Ley en breve. Pero de momento, existen –le replicaba yo-, y mañana, ya veremos qué pasa.

Y yo ya me imaginaba con un trabajo sencillo y agradable, presentando escritos y trabajando en el Juzgado, pero todo cambió el día que mi padre se encerró conmigo en su oficina y me dio el gran discurso.

Fue tan eficaz, que cuando salí del despacho, me fui directamente a una academia de preparación de oposiciones y no pude elegir una más complicada: mi padre se empeñó en que tenía que ser Juez y yo, para colmo, le hice caso.

Me arrepiento  y mucho. Sí, ya sé que cuando termine me alegraré de haberlo hecho y mi esfuerzo se verá recompensando.

Pero ahora mismo, en mi tercer años de encierro pro oposición a judicatura, el camino hacia mi futuro se me hace muy cuesta arriba.

Y  lo peor de todo son los largos, cálidos y luminosos días de verano que se suceden en mi pueblo,  y que sólo invitan a salir e ir a la playa.

Mientras mis amigos se divierten, yo sigo en mi encierro.

Un día del mes pasado, llegué al límite de mi paciencia y dije que lo dejaba, que ya no lo soportaba más.

Estaba a punto de dar por finalizada esa etapa de mi vida, cuando de pronto, encontré mi salvación: el clash royale pc.

Pensaréis que estoy loco, porque en efecto, lo habéis acertado: es un juego de ordenador.

Pero resultó ser el desahogo y la forma de desconexión mental que necesitaba.

Gracias a él, logré que mi mente descansara durante unas horas y luego pude seguir estudiando el temario de las oposiciones.

Y desde entonces, lo uso con frecuencia, sin que ello me suponga una distracción negativa ni me quite tiempo para estudiar. Al revés : me da fuerzas para seguir.

Mi amigo Andrés me lo recomendó, y me contó que era su truco cuando él estudiaba las oposiciones para notaría.

Al principio, creí que se estaba quedando conmigo, pero ahora lo entiendo.

Este juego está basado en el Clash of Clans. De hecho, son los mismos personajes y se añaden algunos nuevos. Mi personaje favorito es el bebé dragón: totalmente adorable, y más para mí, que soy muy aficionado a los dragones.

Y ahora que me he descargado el hack para clash royale, estoy encantado, porque he mejorado significativamente mi baraja y estoy compitiendo contra otros jugadores online que no pueden hacer nada contra mí.

No sé si aprobaré las oposiciones a judicatura el año que viene, pero al menos estoy aprendiendo muchísimo de estrategia con este juego y quizá me convierta en campeón mundial.

Eso sí: más vale que mi padre no se entere, o le dará un infarto.

domingo, 11 de marzo de 2018

El exito del Geometry Dash

Mi amigo Paco siempre se burla de mí cuando le digo que yo no juego a nada. “Claro, porque siempre pierdes” –dice él.

Pero no es cierto: ese no es el motivo.

Cierto que no soy muy afortunado en el juego, ni se me da muy bien, pero tanto si ganaba como si perdía, era algo que me llamaba poco la atención ya desde pequeño.

Mis hermanos jugaban a todo lo que caía en sus manos y siempre me invitaban a participar. Yo probaba, y al cabo de un rato, me aburría mortalmente.

Ellos me llamaban raro y seguían jugando entre ellos y disfrutando como enanos.

Ganar o perder, no tiene nada que ver. Era el juego en sí lo que me aburría, a diferencia de todo el mundo.

Imagino que es por mi falta de paciencia. El juego es estrategia, inteligencia, tiempo, dedicación… y yo quería que todo fuera mucho más rápido. Me cansaba la espera.

Por eso, de niño, yo adoraba jugar al pilla pilla, al escondite e incluso a la cuerda (que decían que era cosa de niñas), o en general, a cualquier juego deportivo en el que hubiera que correr, andar o moverse.

Me gustaba –y me gusta- la acción física, pero no los juegos de mesa, que requieren calma y estar horas sentado dándole vueltas a la cabeza.

Con el boom de los ordenadores, me aficioné mucho al tetris. A pesar de mi poca paciencia, me encantan los puzles. Todo lo que sea encajar piezas durante horas, me apasiona. Mi hermano Pepe dice que no entiende como puede gustarme eso y no una partida de ajedrez.

Paco –el que cité al principio- diría que es porque en el ajedrez tengo que pensar y que “no se hizo ese juego para el cerebrito de Miguel” (que soy yo), claro.

Mas no estoy de acuerdo. En el tetris también tienes que pensar. Menos, sí, pero no por ello dejas de hacerlo.

Aunque ahora, mi juego favorito puede decir sin dudar que es el Geometry Dash 2.1. Sólo por disfrutar con su nuevo robot araña subiéndose por las paredes, ya vale la pena.

Mis hermanos se sorprenden de verme, por una vez, realmente enganchado a un juego. De hecho, ellos también se han aficionado gracias mí.

Os recomiendo a todos que os descarguéis el Geometry Dash gratis.

Probadlo y tal vez os pase lo que a mí: que de pronto encontráis el juego de vuestra vida, cuando nunca os han atraído ese tipo de hobby.

Es uno de esos juegos que consisten en superar montones de obstáculos y complejas trampas, todo ello acompañado por unos sonsonetes únicos y diferenciados para cada nivel.

Hay quien dice que es uno de los juegos más difíciles que hay y que se necesitan excelentes reflejos para triunfar en él.

Mi amigo Paco cuando lo ve, también se burla de mí, porque dice que eso es un juego de niños y que no hace falta pensar lo más mínimo para ganar.

Pero el caso es que –de ser eso cierto- tampoco entiendo cuál es el problema: ya pienso bastante a lo largo del día, ¿no? Cuando juego, lo que quiero es distraerme y desconectarme y no tener que seguir pensando.

Por eso yo prefiero este juego a ningún otro.

A mi amigo le he dicho que me deje tranquilo y que hable con mis hermanos, porque en materia de juegos, seguro que se entienden mucho mejor entre ellos.