lunes, 7 de mayo de 2018

La decepcion del fortnite

Todo el mundo hablando del fortnite y yo pasando de ellos hasta que caí en la tentación. Vaya chasco. Que mierda de juego.

Te descargas el instalador desde la página de epic y poco más de 30 megas, pero al instalarlo los megas mágicamente se convierten en gigas. Unos veinte gigas. Un puto juego.

Y la jugabilidad de pena. Estás todo el rato viendo el culo de un muñeco que está todo el rato corriendo de un lado para otro, sin saber qué hacer. Se supone que recoger armas y matar a otros muñecos. Además tiene lluvia. Y te mata. La puta lluvia, te mata.

Por lo visto hay otros tres jugadores que forman tu equipo, pero ni idea de cómo se organiza eso. Me enteré porque un par de ellos se pusieron a mi lado y les disparé. ¿Te quieres creer que los maté? Pues no, los muy cabrones salieron por patas y tuve que ver su culo corriendo, mientras el culo de mi muñeco los perseguía.

Luego un juego muy lento en su ejecución. Lag, creo que le llaman. En un portátil i3 con disco SSD y conexión de fibra a 500 megas (600 en las pruebas de velocidad).

Me recuerda a un juego de los años 90 llamdo MDK y creado por chinito entretenimiento. Lo han fusilado vilmente, y han añadido la opcion multijugador. MDK era todo arte. Incluso tenía unos robots muy cachondos que cuando estaban protegidos por cristales blindados, bailaban y se bajaban los pantalones, gritando Vicente, toma ya, chack.

Fortnite tiene una cosa que se llaman niveles. Los niveles sirven, para que te maten más rápido.

Un par de horas me ha durado instalado. Y eso que es gratis. Lógico. ¿Alguien en su sano juicio pagaría por esa bazofia? Pues aunque no os lo creáis, hay gente que compra ropa para sus muñecos, paraguas para la lluvia mortal, e incluso hachas raras. Hay gente pa tó.

Electronic Arts va para atrás, como los cangrejos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario